Aquí podréis asistir al diario de nuestras salidas fotográficas. Y como un diario se escribe. Generalmente versan sobre naturaleza, pues es nuestra mayor pasión. Flora y fauna, en la medida que nos permitan sus integrantes fotografiarlas serán incluidas para acompañar al texto. Tampoco desdeñamos monumentos, u otras posibilidades fotográficas con las que podamos encontrarnos. Esperamos que sea de vuestro agrado.

Pinchando en las imágenes se pueden ver más grandes.

lunes, 29 de marzo de 2010

Comienza la floración.

El fin de semana primaveral invitaba a subir a la cordillera, a disfrutar de la paz de la montaña cantábrica. Aunque a esa altura (1200 m.s.n.m.) el ritmo estacional es distinto, ya se podían ver los signos de que la floración es imparable. Los más madrugadores como siempre suelen ser los narcisos asturianos, que ya cubrían las praderías de la zona. También destacaban los dientes de perro, estos en los límites del hayedo, y en los mismos predios, unas flores que vemos todos los años, pero que aún no pudimos catalogar, a pesar de lo comunes que son en estos montes. El sábado estaba incluso mejor que ayer, pero en definitiva, el fin de semana fue, de lo más tranquilo y placentero.
También se sentía el bullicio de los pájaros en el bosque, cantando incansables en el hayedo, páridos, pinzones y mirlos sobre todo. Los camachuelos ya se ven en pareja, al igual que los zorzales charlos. Esta vez, sin nieve que nos mostrase rastros, si que pudimos percatarnos de que los lobos patean la zona, al encontrar algunas de sus deyecciones, con cantidad de pelo, aparentemente de jabalí.

Narcissus asturiensis.


Diento de perro, Erythronium dens-canis.


Este curioso ejem, de Erythronium dens-canis, tenía doble cantidad de pétalos, y de pistilos, nunca habíamos visto algo así, no sabemos si es "normal"...
 
Esta flor la tenemos sin catalogar, si alguno nos puede decir que especie es se lo agradeceríamos.

Detalle de la "desconocida".

Las viejas hayas, aún están en letargo.

No se que tienen las brasas, que te agrada tanto mirarlas durante mucho rato, parece que te hechizan, mientras la mente te queda en blanco.

Excrementos de lobo.

Para finalizar, una vista desde el Cotu, a la izqda el picu el Gavilán.

domingo, 21 de marzo de 2010

Polluela pintoja.

Esta tarde paseando por la zona media del río Piles, aparte de gallinetas, vimos en una de las márgenes una Polluela pintoja. Como es habitual en esta especie, fue visto y no visto, pero lo suficiente para reconocerla.

Foto testimonial, Polluela pintoja.

También vimos en la charca artificial, una garza real, y varias anátidas, sobre todo azulones, y algunos patos cucharas. En los prados se ven estos días "muchas" lavanderas blancas enlutadas. Patrullando la arboleda un gavilán.

Lavandera blanca enlutada.

miércoles, 17 de marzo de 2010

Tarde primaveral ¡Por fin!.

Esta tarde con una temperatura agradable, y casi olvidada, me acerqué al Parque Isabel. Al llegar, por un momento sentí como que me habían transportado a la India, los pavos reales encaramados en los grandes árboles te hacían albergar esa sensación, que evidentemente fue muy efímera, la algaravía de los niños y sus progenitores se encargaron de volverme a la realidad.   

Pavo real, y debajo volando.


Las mayoría de las gavitotas reidoras y cabecinegras ya lucían sus mejores galas.


Esta gaviota cabecinegra fotografiada el 21.02, portaba una anilla metálica.

Esta fotografiada hoy, es la misma (pude ver en la anilla que los números coincidian) con un sustancial cambio de plumaje a nupcial.

Las gaviotas reidoras también lucian galas nupciales.

1º invierno de patiamarilla.

Algunas cabecinegras, salpicaban de lo lindo al bañarse.

Estam focha, estaba tan cerca que la tuve que amputar la trasera...


domingo, 14 de marzo de 2010

Un invierno interminable.

Ayer sábado, muy temprano, salimos para el Ribón. No sabíamos como lo encontraríamos, pues estos días pasados no se veía el Aramo por la nube baja. La sierra del Aramo (donde se encuentra la famosa subida del Angliru) se divisa desde algunos puntos de Gijón, y sirve para hacerse una idea de la nieve que puede albergar la cordillera.
Sin embargo, ayer al salir, a pesar de estar cubierto, la nube alta si permitía la visión del Aramo, y ya suponíamos que pisaríamos algo de nieve. Al llegar a Soto de Caso ya se divisan las praderías del Ribón, y vemos que tiene una ligera capa. Pero logramos subir el TT con unos 5 cms de nieve hasta la mitad del camino, donde le dejamos, pues es el único lugar donde poder dar vuelta de no subir hasta arriba. Sólo nos queda por andar unos 200 metros. En la salida El Ribón II  comentaba la gran cantidad de rastros que observé ese día, sin embargo eché en falta uno de los que con nieve nunca había fallado: de lobo. Ayer al poco de dejar el Suzuki  lo primero que vemos son rastros de lobo, se ven varias patadas juntas, y una muestra de orín sobre un brezo, que coloreó y derritió la nieve. Unos metros antes de la cabaña (tienen el paso a escasos cinco metros) las patadas se bifurcan en tres ramales sin retorno, para juntarse de nuevo unos metros más adelante, es decir, que podemos estar seguros que son tres ejemplares los que subían.
Al mediodía se pone a nevar, y ante la amenaza de quedar aislados bajamos de regreso. Hago unas fotos a los rastros, que por desgracia ya están parcialmente tapados por la nieve caída, y venimos de regreso.
En definitiva, que este invierno, aunque está siendo como era habitual hace años, lo mal acostumbrados que estábamos estos 3 ó 4 invieros pasados, hace que se esté haciendo algo interminable.

rastros de patadas y orín de lobo.

desde otro ángulo.

A través del parabrisas, es curioso que caía algo menos que en El Ribón, a pesar de descender muy poco en altura.

La Cardosa.

sábado, 13 de marzo de 2010

Comedero.

En mi última visita al comedero del amigo Abel, el jueves, pudimos hacer algo nuevo, y "mejorar" otras del acentor. Como novedad la entrada de un mito.

Mito.

Acentor común.


lunes, 8 de marzo de 2010

Llegamos tarde.

Viernes 6 de marzo.
A las 20.40 salimos de Gijón por la A 8 hacia Santander, y el País Vasco. A eso de las 00.20 paramos a dormir en un área de servicio a 28 kms de San Sebastián.

El sábado, madrugamos, y a las 7 ya estamos en ruta hacia la frontera con Francia, para dejarla en Bayonne, y dirigirnos desde ésta a St-Martin-de-Seignanx. Al meternos por la carretera que nos conduce a Les Barthes, (punto final del viaje) encontramos un tejón atropellado :-(. No hace mucho que amaneció un día que promete ser estupendo, al menos, en lo meteorológico, pues está despejado.

El principal motivo de esta salida, es que lleva un tiempo un pigargo en la zona, llevábamos pensando venir  desde que nos enteramos, pero los fines de semana de temporales sufridos nos habían hecho desistir. En el pueblo de Urt, a pocos kms, se veía también un cisne chico. Nada más llegar subimos ansiosos al gran hide de madera y de momento no vemos el pigargo, apenas si hay grullas, y tampoco vemos ninguna de las 2 águilas moteadas que se viene viendo en la zona. Vamos después de un rato a Urt, y tampoco aparece el cisne chico. Vemos unos faisanes que no se dejan fotografiar, junto a la carretera que discurre junto al río, y unas gallinas muy guapas que campean junto a una granja.


Al menos vemos algún grupo de grullas en los maizales, y una juvenil a pocos metros de la carretera. Al volver hacia el hide vemos a un fotógrafo haciendo fotos a la grulla que habíamos visto junto a la carretera y nos ponemos nosotros también, tiene la pata izqda. seriamente dañada, aparentemente con un cable, y cojea notoriamente.

Grulla común.


De nuevo en el hide seguimos sin ver nada de lo que venimos buscando, vuelta a Urt, y tampoco está el cisne, así que comemos y de nuevo al hide, y así todo el día. Además al atardecer apenas si viene a dormir un centenar de grullas, que para colmo entran por el lado contrario a donde estamos.
Dormimos allí con una gran estrellada y sin molestia alguna toda la noche.

El domingo nos levantamos al amanecer y subimos al hide cuando sale el sol.


Ya no hay grullas, contábamos con esto en relación a las grullas, pues ya es algo tarde para que sigan aquí. Lo destacable, un bando de espátulas que llegó ayer a dormir y siguen.

Espátulas.
 Y una de las águilas moteadas, que está posada en un árbol en el otro extremo de las charcas.

Testimonial del águila moteada, muy lejana en el círculo.
Debajo, se dejan ver bandos de ánades silbones, y algunos rabudos.

ánades silbones.
Pero del pigargo ni rastro, lo que nos confirma, que lo de las lechuzas de hace unas salidas fue la excepción a nuestra regla, que es llegar tarde o no encontrar lo que buscamos :-). Nos consolamos con el precioso y primaveral día que hace, que con los fines de semana precedentes tan invernales es para estar contentos, así como de salir de la rutina ciudadana. Después de comer junto a una charca cercana, iniciamos el regreso ya lento y relajado.

Charca, Les Barthes.
Ciertamente que la A8 hace que ir hasta allí (recorrimos 950 kms) sea un "paseo", hace años era impensable ir de fin de semana hasta estos lugares, pues ya llevaba el finde sólo la ida.

martes, 2 de marzo de 2010

Tarde soleada.

Ayer, con la tarde soleada, acepté el ofrecimiento de mi amigo Abel de acompañarle al comedero que regenta. Lo pasamos de miedo con las idas y venidas de los inquilinos que tiene acostumbrados a las viandas que les ofrece.
Algunas fotos debajo; que como no podía ser de otra manera van dedicadas a el amigo Abel.

Acentor común, arriba y debajo.


Carbonero común, macho. arriba y debajo.


Carbonero común, hembra.