Aquí podréis asistir al diario de nuestras salidas fotográficas. Y como un diario se escribe. Generalmente versan sobre naturaleza, pues es nuestra mayor pasión. Flora y fauna, en la medida que nos permitan sus integrantes fotografiarlas serán incluidas para acompañar al texto. Tampoco desdeñamos monumentos, u otras posibilidades fotográficas con las que podamos encontrarnos. Esperamos que sea de vuestro agrado.

Pinchando en las imágenes se pueden ver más grandes.

miércoles, 22 de septiembre de 2010

Correlimos canelo, Bañugues.

21/09.
Al mediodía me llamó el amigo Abel, (gracias de nuevo Abel) que me dice, -te apetece acercarte a Bañugues, voy a ir con Mario; hay un canelo-. Con la tarde casi veraniega que hacía antes de las 4 estaba en Bañugues. Veo a lo lejos a Abel y a Mario, reptando en la zona de las algas junto al riachuelo que vierte sus aguas a la playa, están a pocos mts de un grupo de agujas colipintas. Me uno a ellos y me dicen que el canelo está en las rocas, pero aún queda un rato para pleamar y nos entretenemos con las agujas. Después vamos hasta las rocas y reptando como mandan los cánones de acercamiento para los limícolas nos ponemos a pocos mts del grupo en el que está el correlimos canelo. Luego se une Jorge, que estaba en la playa con el telescopio cuando llegué. Aparte del canelo hay unas agujas colipintas, correlimos comunes y vuelvepiedras con él. Pasamos más de una hora haciéndoles fotos en todas las posturas. A veces alguna ola, los hacía volar, pero enseguida volvían a la zona, en la que parecían tener querencia, sobre todo el canelo. En otras zonas de la playa, entre las algas que la mar deposita en la playa, también había chorlitejos, tridáctilos, gordos y un archibebe común. A principios de los 80 del siglo pasado, tuvimos la Colasina y yo un avistamiento de la especie en Gijón, entonces era una de las primeras citas de correlimos canelo para Asturias, en aquella ocasión no hubo posibilidad de fotografiarla. Esta vez ella no le vio, pues estaba trabajando, pero al menos lo verá en mis fotos.

Correlimos canelo. Bañugues, Gozón.

Agujas colipintas. Bañugues, Gozón.

Correlimos canelo. Bañugues, Gozón.

Aguja colipinta. Bañugues, Gozón.

Correlimos canelo y aguja colipinta. Bañugues, Gozón.

Correlimos tridáctilo, común y chorlitejo grande. Bañugues, Gozón.

Correlimos canelo. Bañugues, Gozón.

Vuelvepiedras. Bañugues, Gozón.

Correlimos canelo. Bañugues, Gozón.

Aguja colipinta y correlimos común. Bañugues, Gozón.

Correlimos canelo. Bañugues, Gozón.

Lo blanco que hay debajo, no sé si lo hizo para los fotógrafos que allí estábamos :-). Correlimos canelo. Bañugues, Gozón.

lunes, 20 de septiembre de 2010

Nos vamos al carambolo.

18/09.
Salimos al amanecer con el cielo cubierto. Nos dirigimos a la sierra de la Bobia, en el occidente de la región, con la intención de buscar chorlitos carambolos. Por estas fechas suelen utilizarla como zona de descanso en la migración. Al llegar vemos que está instalada la niebla en la sierra, pero se va disipando, y al poco de llegar, levanta y deja la zona perfecta. La clave es ir con la furgo muy despacio escrutando las praderías pedregosas de ambos lados de la pista, para tratar de detectar los chorlitos. Sólo damos con un ejemplar, pero como es costumbre en esta especie, está muy confiado y pasamos un par de horas junto a él fotografiándole desde la ventanilla. En la sierra también hay decenas de bisbitas alpinos, y después de  "machacar" al carambolo nos dedicamos a los bisbitas. También vemos por la sierra un grupo de buitres leonados jugándose el tipo con los molinos (la sierra está llena de aerogeneradores eólicos) que además están girando a tope, pues hace un fuerte viento del NE.

Subiendo a la sierra, hay una vista panorámica de Ribadeo.

Chorlito carambolo.

Chorlito carambolo.

Chorlito carambolo.

Chorlito carambolo. Se acercaba tanto en ocasiones, que en tamaño original se aprecia el furgón reflejado en el ojo.

Bisbita alpino.

Bisbita alpino. En algunas zonas, aún había constancia de la humedad dejada por la niebla.

Bisbita alpino.

Molinos. En el círculo uno de los buitres, esta vez alejado, pero le vimos pasar muy cerca de los molinos.

Vista hacia el E desde la Bobia.

Al final de la tarde bajamos para Ribadeo a cenar. Después venimos a dormir a un aparcamiento que hay en Villapedre, donde suelen aparcar camiones y en el que ya dormimos otras veces.

19/09.
Salimos temprano para las praderías de Cabo Busto. En la pista vemos que hay sedimentación acusada de tarabilla norteña, collalbas y papamoscas cerrojillos, aparte de lo habitual de la zona; fringílidos y tarabillas comunes. Hacemos alguna foto desde la ventanilla a una collalba al pasar.
Desayunamos al llegar junto a un árbol que tiene buenos posaderos, y que ya trabajamos en otras ocasiones. Poco después vamos a dar un paseo hasta los acantilados, donde vemos un halcón peregrino, un gavilán, y ratoneros comunes. Una vez de vuelta nos ponemos con el portón abierto a la espera de que se pose algo en el árbol. Curiosamente, sólo se nos posa un papamoscas cerrojillo, pero lo hace durante toda la mañana, utilizando diferentes ramas como posadero de caza, lo que nos brinda la oportunidad de hacerle ingente cantidad de fotos. Desde este lugar sentimos en varias ocasiones reclamar a un torcecuello. Al mediodía se levanta un aire del NE que hace que apenas se vean pájaros, excepto el sufrido papamoscas del árbol. A media tarde en vista de que el aire es tan desagradable, venimos de regreso.

Collalba gris.

Pamoscas cerrojillo.

Pamoscas cerrojillo.

Pamoscas cerrojillo.

Entre semana.

15/09.
Después de irse Colasina a currar, me fui para Redes con el cielo despejado. En El Condado sobrevolaba a baja altura el río Nalón  un águila pescadora.
En El Ribón siguen acudiendo sin parar los pájaros al comedero, aunque son las mismas especies, ya entran más individuos, pues los trepadores lo hacen en pareja, y los garrapinos y palustres en grupos de hasta 5 de cada especie. Veo que ya utilizan también para comer el tocón que pusimos el finde, y que aunque ya no tenía nada de comida al llegar, nada más ponerla van a éste también a comer. Aunque me paso la tarde haciendo los arreglos que no hice el finde, a veces me asomo a verlos, pues son una delicia para la vista, y sobre todo el que me ignoren a pesar de estar el comedero nuevo, es decir, el tocón, a unos tres metros de la puerta.
Al oscurecer ya escucho en Biforcos los primeros venados de este año berrar.

16/09.
Al levantarme la niebla no deja ver a pocos metros. Pero los pájaros ya están comiendo sin parar. También van dos lirones distintos a comer, los diferencio bien por el tamaño, uno joven, y uno adulto (casi el doble de tamaño) seguro que es el progenitor del anterior. Me pongo un rato a hacerles fotos, sentado a unos 3 metros sin taparme, y tanto los páridos, como los lirones ni se inmutan. Lo malo es que la niebla es a veces muy espesa y me estropea las fotos. También se acercan un acentor, un choccín, y un petirrojo, pero sin que se animen a entrar de momento. Después de un rato hago lo mismo en el tocón, y vienen tantos individuos que se alternan entre los dos comederos.
Al  medio día los dejo, y sigo con las obras para bajar a media tarde de regreso, eso sí, me cuido de dejar llenos los comederos, para que estén bien alimentados...

Lirón gris, joven del año. El Ribón. P.N. de Redes.

Lirón gris, adulto. Quizás se ría del fotógrafo. El Ribón. P.N. de Redes.

Carbonero palustre, original sin tratar, se puede ver bien el efecto de la niebla. El Ribón. P.N. de Redes.

Trepador azul. Está como la anterior en el original, procesada para quitar el efecto de la niebla. El Ribón. P.N. de Redes.

martes, 14 de septiembre de 2010

Un finde más.


11/09.
Volvemos de nuevo para El Ribón. El cielo despejado, y una temperatura agradable de finales de verano. La idea era hacer reparaciones que se necesitan en la cabaña para afrontar el otoño-invierno que se avecina.
Pero una cosa es ir con una idea, y otra muy distinta llevarla a la práctica. La Colasina se pasó todo el tiempo apostada al comedero, (que dicho sea de paso ya estaba casi vacío, ¡en una semana!), y el Wili, poco menos. Al ritmo de asistencia, y con el mayor número de efectivos que acuden a comer los frutos secos que les brindamos, tampoco es de extrañar que el comedero esté casi limpio. Le rellenamos de nuevo y le cambiamos de sitio, a otra zona con mejor luz y mejores posaderos.
Los lirones de la cabaña este sábado apenas se dejan ver, y la noche es tranquila. El año pasado por estas fechas ya se escuchaban los venados berrar en Biforcos, éste año aún no sentimos ninguno.

Trepador azul. El Ribón, P.N. de Redes. Caso.

Carbonero palustre. El Ribón, P.N. de Redes. Caso.

Carbonero garrapinos. El Ribón, P.N. de Redes. Caso.

Estas hojas del fresno que cobija el comedero ya da a entender que se avecina el otoño. El Ribón, P.N. de Redes. Caso.

12/09.
Al levantarnos tenemos una niebla muy espesa, además "orbaya", (orbayu=llovizna). A media mañana deja de orbayar, y la niebla sube un poco, lo que nos permite seguir disfrutando de los pájaros que vienen a comer muy a menudo. Cuando Wili está viendo la Vuelta España, a Colasina, que sigue al pie del cañón, le pasa un lirón gris por las ramas del fresno.

Carbonero garrapinos. El Ribón, P.N. de Redes. Caso.

Carbonero palustre. El Ribón, P.N. de Redes. Caso.

Lirón gris. El Ribón, P.N. de Redes. Caso.

Sin duda, en la agradable soledad de la montaña, con la única compañía de pájaros y lirones, un fin de semana puede ser inolvidable, y este pasado para nosotros lo fue.

viernes, 10 de septiembre de 2010

El riachuelo de Abel.

La Colasina cambió ayer a turno de tarde, así que hoy nada más irse ella, me dirigí a Oviedo, para acompañar al amigo Abel a un pequeño riachuelo que cruza enfrente de su casa. Hay un pequeño bosquete de ribera y entre la maraña de vegetación tiene montado un hide, en una zona de campeo de algunos pájaros, que él tuvo (con el tesón que le caracteriza) la paciencia de observarlos hasta tal punto, que sabe la zona de campeo, y los pasos que utilizan en el riachuelo.
Hace 10 días estaba lleno de mosquiteros, pero hoy ya no había, y nos conformamos con un chochín y un ruiseñor bastardo, que en la ronda que hacían buscando comida nos dieron varias pasadas por la zona.
Estas fotos van por Abel, pues sin su ofrecimiento para acompañarle no hubieran sido posibles.

Ruiseñor bastardo. Oviedo.

Ruiseñor bastardo. Oviedo.

Chochín. Oviedo.

Gorrión común, joven. Oviedo.


miércoles, 8 de septiembre de 2010

Salidas al Ribón.

21/07.
Después de mes y medio volvemos para el Ribón. Los lirones no tienen apenas actividad. Quizás estén con el pseudo letargo que les suele acontecer en esta época. Se intuye, por la noche tan tranquila que disfrutamos. En total actividad no paran de corretear por las vigas en sus idas y venidas, con la consiguiente vigilia de sueño que nos obligan a tener, aunque lo asumimos con agrado por el lujo que tenemos de poder disfrutar de unos inquilinos tan peculiares. Este año apenas los vimos, pues salieron del letargo de forma inusualmente tardía, suponemos que por el mal tiempo primaveral que aconteció.
Si que funciona el comedero que pusimos, pues está de nuevo vacio. Colasina encuentra bien avanzada la tarde una larva de esfinge del aligustre dentro de la cabaña, y que es la primera vez que la vemos por estos lares. La colocamos en una gran hoja y en un helecho para aprovechar la ocasión de hacerle fotos con las luces ya anaranjadas que ofrece el sol en La Gorina, para luego dejarla a buen recaudo entre la hojarasca.

Oruga de esfinge del aligustre. El Ribón. P.N. de Redes. Caso. Asturias.

Oruga de esfinge del aligustre. El Ribón. P.N. de Redes. Caso. Asturias.

22/07.
Amanece soleado y caluroso. Nada más que da el sol en el valle de la Cardosa, -poco más abajo del Ribón-, vamos a hacer una panorámica del cordal que se ve enfrente, para compararlas en pleno estío con las que puse en invierno en otra entrada I y II.   
 
De izqda. a dcha. se pueden observar la cordal del Cuntu `l Oso, la Peña `l Vientu, El Cascayón, y en el centro el Gavilán. P.N. de Redes. Caso. Asturias.

A media tarde descubre Colasina una rosalia alpina en unos troncos de haya cortados para leña, que tenemos apilados junto a la cabaña. Disfrutamos de ella el resto de la tarde haciéndole fotos a menudo, según se movía por ellos. A pesar de la de infinidad de veces que llevamos acudiendo, tanto a la cabaña, como a otros muchos hayedos, es la segunda vez que vemos esta especie, y la anterior no nos dio tiempo de hacerle ninguna foto. No en vano es uno de los cerambícidos más escasos y en peligro.

Rosalia alpina. El Ribón. P.N. de Redes. Caso. Asturias.

Rosalia alpina. El Ribón. P.N. de Redes. Caso. Asturias.

04/09.
Vamos de nuevo para El Ribón, y en estos 15 días se jalaron el contenido del comedero. Lo rellenamos y en menos de diez minutos ya están acudiendo los garrapinos y palustres.
Llevamos otro nuevo e igual, y le rellenamos también, pero de momento le colocamos muy próximo a la puerta de entrada a la  cabaña. Estando sentados (sin cubrirse) con el equipo preparado y apuntando al comedero "viejo", Colasina se percata (le tenemos un par de mts a nuestra espalda) que en el comedero nuevo tiene un lirón gris haciendo malabares para comer de él.

Lirón gris. El Ribón. P.N. de Redes. Caso. Asturias.

Seguimos haciendo a los páridos, y a un trepador azul que también se anima a comer los frutos secos.

Carbonero garrapinos. El Ribón. P.N. de Redes. Caso. Asturias.

Carbonero garrapinos. El Ribón. P.N. de Redes. Caso. Asturias.

Trepador azul. El Ribón. P.N. de Redes. Caso. Asturias.

05/09.
La noche fue movida, y los lirones apenas nos dejan dormir.
Nada más abrir la puerta, (bueno la parte de arriba, pues es de las que abren en dos partes) vemos en el comedero que tenemos junto a la misma un lirón gris comiendo, le iluminan los primeros rayos de sol, raro de observar normalmente de día fuera de la cabaña. Están muy confiados y uno de los de dentro viene varias veces a comer de la mano. Esto a estas alturas no es ya nada habitual, normalmente es al salir de la hibernación, en que están muy hambrientos, cuando al sentirnos llegar a la cabaña, suelen salir varias veces a "pedirnos" comida. Suponemos que esta actitud puede deberse a la gran "seca" que hay en el monte, y que quizás esté propiciando que no estén consiguiendo el suficiente alimento.

Lirón gris. El Ribón. P.N. de Redes. Caso. Asturias.

Lirón gris (sin inmutarse) y Colasina. El Ribón. P.N. de Redes. Caso. Asturias.

Lirón gris. El Ribón. P.N. de Redes. Caso. Asturias.

Después de desayunar pasamos la mañana al comedero viejo, con los mismos comensales de ayer.

Trepador azul. El Ribón. P.N. de Redes. Caso. Asturias.

Carbonero garrapinos. El Ribón. P.N. de Redes. Caso. Asturias.

Carbonero palustre. El Ribón. P.N. de Redes. Caso. Asturias.

Esperábamos que ya hubiese paso de papamoscas cerrojillo, pero no fue así. No obstante fueron dos salidas muy gratificantes, y relajantes.