Aquí podréis asistir al diario de nuestras salidas fotográficas. Y como un diario se escribe. Generalmente versan sobre naturaleza, pues es nuestra mayor pasión. Flora y fauna, en la medida que nos permitan sus integrantes fotografiarlas serán incluidas para acompañar al texto. Tampoco desdeñamos monumentos, u otras posibilidades fotográficas con las que podamos encontrarnos. Esperamos que sea de vuestro agrado.

Pinchando en las imágenes se pueden ver más grandes.

viernes, 17 de octubre de 2014

El otoño se acerca de nuevo.

24.09.2014. miércoles.
Temprano se va Wili con el amigo Rolando al escondite de las rapaces. Al llegar hay niebla, y hasta media mañana no despeja, pero una vez lo hace no paran de venir zorzales charlos que no dejan de buscarse el sustento en la pradería, es sorprendente la habilidad que tienen para detectar y sacar las lombrices. En sus idas y venidas se acercan a veces lo indecible, unos cuarenta ejemplares se pasan la mañana en la zona. Al mediodía aparecen los ratoneros que bajan por turnos, luego llegan los buitres, y en minutos se acaba el festín. 


Zorzal charlo.

Zorzal charlo.

Zorzal charlo.

Zorzal charlo.

Zorzal charlo.

Zorzal charlo.

Lo siento, pero para mi sigue siendo: Ratonero común.

Ratonero común.

Ratonero común.

Ratonero común.

Ratonero común.

Ratonero común.

Ratonero común.

Ratonero común.

Buitre leonado.

Buitre leonado.

Cuervo.

Es curioso que por primera vez (siempre suelen ser los primeros) no aparecen los córvidos hasta que los buitres terminaron, así que, ni las migajas obtuvieron. 

26.09.2014. viernes.
A media tarde con el cielo despejado salimos para Cantabria. Recalamos primero en Unquera a coger unas corbatas para el desayuno de estos días. Por la costa llanisca se deja ver mucha nube. Continuamos hasta Comillas a hacer unas fotos, pero la luz es muy mala. Hacía más de cuarenta años que no veníamos por aquí, y como es natural lo encontramos muy cambiado en los extrarradios, pensábamos hacer más cosas, pero la luz y la falta de tiempo nos obliga a dejarlo para otra ocasión. Nos acercamos tarde ya al cercano bosque de sequoias, cerca de Cabezón de la Sal. Estamos en el bosque casi una hora por sus caminos, asombrándonos de estos árboles que, aunque jóvenes (unos 40 años) son espectaculares, unos 35 mts de altura, algunos tienen un tronco de más de 2 mts de diámetro.


Comillas.

 Comillas.

Palacio del conde. Comillas.

Bosque de Sequoias, Cabezón de la Sal.

Bosque de Sequoias, Cabezón de la Sal.

Bosque de Sequoias, Cabezón de la Sal.

Bosque de Sequoias, Cabezón de la Sal.

Bosque de Sequoias, Cabezón de la Sal.

Casi al oscurecer (los días van menguando bastante) terminamos en Cabezón de la sal para ir al tranquilo aparcamiento en el que dormimos a la vuelta de las vacaciones. Vamos a cenar a un bar cercano, Bodega Riojana se llama,  y nos sorprenden por la cantidad, la calidad, y sobre todo el precio que es de lo más justo para lo ofertado. Además ante nuestra petición inicial nos recomiendan que pidamos menos por las raciones abundantes que sirven, lo que les honra mucho, pues en muchos establecimientos no nos hubiesen advertido.   

27.09.2014. sábado.
Nos levantamos temprano para salir rumbo al valle de Cabuérniga. Encontramos algo de niebla que a medida que cogemos altura por el puerto de Palombera se disipa. Nos adentramos hasta Bárcena Mayor donde desayunamos en el aparcamiento cuando ya luce el sol. Damos un paseo a continuación por el pueblo que tiene una cuidada muestra de arquitectura montañesa. 


Bárcena Mayor.

Bárcena Mayor.

Bárcena Mayor.

Bárcena Mayor.

Bárcena Mayor.

Bárcena Mayor.

Bárcena Mayor.

Bárcena Mayor.

Bárcena Mayor.

Bárcena Mayor.

A media mañana, una vez retomada la carretera que nos lleva al puerto de Palombera, le ascendemos. Comemos en el mismo alto a 1260 msnm. Corre un fuerte viento bastante fresco que nos obliga a tener todo el camper cerrado. Después de comer bajamos hacia Espinilla, y de este lugar vamos hasta Alto Campoo. Cruzamos el barrio de Brañavieja para continuar al aparcamiento del Mirador de Chivo. Arriba el aire es fuerte y frío y nos guarecemos un par de horas dentro del camper. Después tratamos de subir por la amplia pista que lleva al mirador del Pico tres Mares, pero el aire a medida que subimos se hace cada vez más insoportable y nos refugiamos tras unas grandes rocas al resguardo. Esperamos el atardecer, mientras en las múltiples praderías que se divisan por debajo deambulan los venados mientras algunos machos ya lanzan al gélido aire sus bramidos de celo. Antes de hacerse de noche bajamos para el aparcamiento con la intención de dormir allí, pero entrada la noche nos quedamos solos. Como nos da mal rollo, después de hacer unas fotos a las estrellas bajamos para el pueblo de Brañavieja.


Aparcamiento de la fuente del Chivo.

Subida a la Fuente del Chivo, Alto Campoo, Brañavieja en el centro, y al fondo Reinosa.

Desde el pico Tres Mares. Peñalabra en el centro, y Picos de Europa al fondo.

 Valle del Nansa, desde la Fuente del Chivo.

 Desde el pico Tres Mares. Peñalabra en el centro, y Picos de Europa al fondo.

En el aparcamiento de la fuente del Chivo.

Dormimos en una gran explanada de Brañavieja sin ningún sobresalto en toda la noche.

28.09.2014. domingo.
Amanece con la niebla muy cerca. Por todos lados se escuchan venados berrar, y aunque vamos algunos, están lejos. Bajamos hacia Espinilla y se pone a llover antes de llegar. La idea era hacer el regreso por Brañosera, Cervera, y bajar Piedrasluengas hacia Potes, pero al ver como evoluciona el tiempo decidimos regresar por Cabezón de la Sal de nuevo. La lluvia nos acompaña todo el rato y no hacemos ni fotos. Hacemos una parada en la playa de la Espasa, y salvo unos pocos correlimos y un chorlitejo no hay nada que nos retenga, así que seguimos para casa. ¡Al llegar a Gijón luce el sol! Una pena que no haya amanecido así...

05.10.2014. domingo.
Vamos para Redes a pasar el día de relajo. Que bien sienta no tener que ir ya a currar por el tejado, aunque aprovechamos para hacer unos remates, nos ocupan poco tiempo. Los pájaros tardan en llegar, pero cuando lo hacen no paran, se nota que ya escasea el alimento. Las hayas ya comienzan a perder el verde para ir tornándose en amarillos y algunos ocres; el otoño ya casi está aquí. 


Arniciu en el centro, al fondo.

Las hayas ya están otoñando.

Está el día nublado y fresco, pero agradable, A los 1200 msnm que nos encontramos, a estas alturas del año ya se deja notar la bajada de temperatura sobre todo la nocturna.