Aquí podréis asistir al diario de nuestras salidas fotográficas. Y como un diario se escribe. Generalmente versan sobre naturaleza, pues es nuestra mayor pasión. Flora y fauna, en la medida que nos permitan sus integrantes fotografiarlas serán incluidas para acompañar al texto. Tampoco desdeñamos monumentos, u otras posibilidades fotográficas con las que podamos encontrarnos. Esperamos que sea de vuestro agrado.

Pinchando en las imágenes se pueden ver más grandes.

miércoles, 30 de enero de 2013

Invierno.

El mes de enero del año que acabamos de estrenar esta siendo de lo más normal, es decir, lluvioso y con nevadas en las montañas. El mismo mes de estos años pasados parecía que no estuviésemos en invierno, pues no llovía mucho y nevaba lo justo. Este tiempo que hace tres décadas no nos amilanaba para hacer salidas, a nuestra edad ya no nos seduce tanto hacerlas con lluvia, frío y no digamos nieve. No es que no nos guste la lluvia, ni la nieve; bueno la nieve nos gusta verla, pero no pisarla por lo cansina que se hace. Aunque lo que viene a continuación contradiga un poco esta última afirmación.

20.01.2013. domingo.
Aunque el día no amanece muy bueno vamos hasta Infiesto a ver si los camachuelos están de banquete en los aligustres. Al llegar vemos que aún no hay muchos, y los pocos que están, se limitan a comer en las copas. El año pasado era a primeros de febrero, y quizás por ello estén aún tan altos, lo que parece indicar que van bajando a medida que las bayas de arriba las vayan consumiendo. Los ríos bajan a tope, lo que no es de extrañar con la cantidad de lluvia caída estos días. Al avanzar la mañana el tiempo da un respiro y se abren algunos tímidos claros. 
De Infiesto vamos a la villa, y no vemos gran cosa, por lo que decidimos volver para casa. A la salida de la Villa nos encontramos con un ratonero que está posado al borde de la carretera en un cartel, paramos en medio de la carretera aprovechando que en la gran recta no vemos tráfico y deja que desde la ventanilla la Colasina le haga unas fotos  durante un buen rato, hasta que aparece un coche al fondo y al reanudar la marcha sale volando. Ya en la autopista vemos cuatro corzos en un prado, paramos en el arcén y ni se inmutan.


Pareja de cercetas comunes. La Villa.

Ratonero común. (Lo sentimos, pero nos negamos a llamarlo busardo)

Ratonero común.

Ratonero común.

Ratonero común.

Corza, ésta estaba alejada unos pocos metros de los otros tres.

Corzos.

La riada en Infiesto era notable.

26.01.2013. sábado.
Después de toda la semana lloviendo, para hoy dan una mejoría transitoria. Por lo que temprano salimos para Redes. Partimos con algo de nube que se va disipando por momentos. Sabíamos que con la nieve que había caído tendríamos que pisar bastante, pero tenemos ganas de ir a ver como está aquello, desde navidades no íbamos. Nos proponemos subir sólo si el Suzuki al menos sube hasta el Cantu l`Oración. Y desde Soto de Caso vemos que es muy posible que podamos. Llegamos al Cantu y dejamos allí el Suzuki. Hay como una cuarta de nieve, y al llegar a la cabaña, en las zonas donde se arremolinó hay medio metro, y unos 40 cms de media. Hacía años que no hundíamos hasta la rodilla en la nieve y nos cuesta mucho caminar. El kilómetro y medio que caminamos se nos hace eterno. Las agujetas las tendremos duraderas, pero el día que hace merece el esfuerzo. 
A los diez minutos de llegar van apareciendo los primeros pájaros, el primero que lo hace es el carbonero palustre, seguido de trepador azul, capuchino, y curiosamente el último hoy es el garrapinos. sólo subimos la mochila pequeña con el equipo justo, y no nos ponemos en serio, además, como se ve en las fotos no queda mucho sitio para instalarse. Pero disfrutamos como enanos, con la luz que da al paisaje un brillo especial, y los pájaros; a pesar de las agujetas, volvemos para casa repletos de energía.  

P.N de Redes.

P. N. de redes. 

La cumbre del Gavilán (en el centro) es una de las que más nos gusta de todas las que conocemos.

Al subir vemos que las estelas dejadas por los aviones hacían este efecto en lo que a nosotros nos parece una cara acostada; es de la Peña del viento, el pico más alto del Parque con 2000 mts. El aire las conducía hacia su "boca" y sólo fue esperar un rato al momento oportuno. 

Así teníamos la entrada al llegar. En la mesa, la tarta de merenge.

A la derecha se encontraba el comedero habitual bajo más de medio metro de nieve, por lo que como no íbamos con muchas pretensiones les colocamos lo del recuadro mientras la Colasina con la silla enterrada en la nieve les hacía algunas tomas testimoniales.

Herrerillo capuchino. Mientras esperaba turno.

Carbonero garrapinos.

Trepador azul.

Herrerillo capuchino.

Al comenzar a bajar hacemos algunas tomas de otros ángulos.

Contraluz con subexposición elevada para buscar este dramatismo.

El camino por el que suele subirnos el Suzuki. 

El camino por el que suele subirnos el Suzuki. 

20 comentarios:

  1. Preciosa entrada y ya veo que los vecino os esperan con las alas abiertas!
    Saludos camperos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El hambre que hace amigos. :-)).
      Saludos Campero.

      Eliminar
  2. Vaya nevada guapa que teníais por la cabaña...seguro que queda poca con este vendaval sur que hemos tenido...aquí ya es un recuerdo.De todas formas pal finde da más nieve.Las fotos como siempre ..ESPECTACULARES!!!!.....Ah!! yo tampoco soy capaz de llamarle busardo.
    Un abrazu pareja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era buena, pero la siguiente fue mayor. A ver cuando te animas a visitarnos. Otro pa vosotros Xurde.

      Eliminar
  3. Hola amigos
    Hace un par de semanas estuve por esos aligustres (tiene pinta de que hablamos de los mismos) y mira que estaban cargados, pero salvo un par de Camachuelos esquivos, poco más pude ver en la hora y media que estuve por allí; tb. me acordé de vosotros y estuve echando el otro ojo al río.

    Me imagino que ya quedará poca nieve, pero debe de ser una pasada ver aquello tan cargado de nieve, eso sí, cómo bien decís la nieve es muy guapa, pero mejor verla que patearla.

    Me gusta la foto del capuchino visto de frente

    un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que sí Juan, son los mismos. Ahora ya habrá más nieve con la que cayó después. Saludos.

      Eliminar
  4. Las fotos de nieve son sobrecogedoras. El invierno tiene algo especial. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al menos a nosotros nos encanta el invierno, pero también el otoño, la primavera... Es curioso, pero la estación que menos nos gusta es el verano.

      Eliminar
  5. ¡Qué envidia!, sana, eh.. y que ganas, como siempre que os leo, de volver por ahí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suponemos que ahora que estas fuera de la tierrina tienes que tener morriña. A ver si un día que vengas nos visitas allá arriba. Saludos.

      Eliminar
  6. Vamos por 1.5 km ya teneis agujetas, tais viejinos je je . Bueno bromas aparte las fotos en la línea de siempre, guapas guapas, puestos a imaginar lo de la cara fumando genial pero es que yo veo a su lado otra cara femenina, así pues la pareja. Un saludo y menuda nevadona.

    ResponderEliminar
  7. La toma del contraluz me encanta. Felicitaciones por este nuevo y estupendo reportaje. Abrazos.
    Ramón

    ResponderEliminar
  8. Sí, lo del invento del "buzzard" tiene bemoles.
    Nevadona, sí señor, pero en primavera esa carga de humedad que se va soltando poco a poco en la tierra va a provocar que Asturias sea un vergel, y no la mierda de secarral que estaba siendo otros años.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, y buena falta que hacía, que lo que no era normal era estos inviernos sin apenas nieve.

      Eliminar
  9. Nunca vi neve próxima de mim, somente avistei ao longe. É preciso ter alguma experiência para enfrentar esse bonito manto de neve. Grande aventura com excelentes fotos como sempre.
    Abraços

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Na Serra de Monchique nâo neva nunca. :-). Obrigado Manuel Luis.

      Eliminar
  10. La del CAPUCHINO esperando...me recuerda a mi perrito cuando me mira unos minutos antes de servirle su cena.
    Pues ya le echasteis agallas para subir por el camino en ese estado con el Suzuki. Todo idílico, como siempre. Saludos "leñador"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que ya son como máscotas, je, je. Saludos del leñador y de Colasina.

      Eliminar